lunes, 28 de junio de 2010

Dibujando al pato Donald (paso a paso)

Para su exhibición en el festival Animate! de Comics, Manga y Animé,  producido por el gran dibujante y amigo Rubén Meriggi, realizado en la ciudad de Rosario, y este último fin de semana en Buenos Aires, tuve el gusto de contribuir con el desarrollo paso a paso de la creación de una página de historieta, dibujada por mi el año pasado para la editorial Egmont de Dinamarca.

Empezamos entonces por leer el guión , una vez traducido, de la primera página de la historieta Oil Rig Blues (La Plataforma Petrolera), escrito por Gorm Transgaard:
Página 1
Cuadro 1-4
Avanza un moderno helicóptero hacia una plataforma marina de explotación petrolera.
A: ¿Por qué estás tan enojado, Tío Gilito?
B: ¿Y hacia dónde vamos?
C: A mi plataforma petrolera, Esmeralda! Ella me está dando mucho de dolor de cabeza últimamente!

Cuadro 5
Tío Gilito apesadumbrado. Sobrinos preocupados.
A: El pozo de petróleo submarino se ha agotado! Ahora ella es sólo un montón de inútiles trozos de metal y no sé qué hacer!
B: ¿Por qué no la hundís en el mar?

Cuadro 6
Donald se asombra ante lo que revela el consternado tío.
A: Y tener todos los grupos ecologistas del país boicoteando mis productos!? No, gracias!
B: Entonces, tendrás que arrastrarla hasta tierra firme!?

Cuadro 7
Helicóptero a punto de aterrizar sobre la plataforma. Aún no se ve gente sobre ella.
A: ¿Y desmantelarla?... ¡Sí, pero me costará una fortuna!
B: Pobre Tío Gilito! Siempre con un dolor de cabeza nuevo!

Cuadro 8
Sale un alegre obrero a recibir a Tío Gilito, que desciende enojado y apurado del helicóptero. Detrás de él, desganado, desciende Donald.
R: Bienvenido a Esmeralda, Sr. Gilito!
B: ¿Todo bien por aquí, Sr. Broadback? 

Cuando ya sabemos de qué se trata la cosa, agarramos el primer papel que tengamos a mano y hacemos pequeños bocetos de la página, buscando la mejor manera de contar la historia:
 
 Una vez elegida la mejor manera de enfocar los cuadros y componer la página, y habiendo buscado y estudiado la documentación necesaria, calculamos el espacio que ocuparán los textos y globos, y ya empieza la parte más divertida y emocionante, porque es cuando trabajamos con la mayor libertad: ¡bocetar la página!:
Cuando al fin tenemos resuelta la página, calcamos los bocetos o no, según nuestra costumbre o el estado en que haya quedado el papel (en mi caso, suele quedar bastante castigado...), y pasamos a definir todo con un lápiz negro, mecánico o de madera, lo más terminado y detallado posible:

 Esto se hace así, porque generalmente el pasado a tinta de este tipo de historietas debe ser realizado por verdaderos especialistas en la materia; en este caso, cedo la página a mi amigo Raúl Barbero, quien se encarga de darle el terminado con pluma, paciencia y su maestría habitual:

 Sólo falta hacer lo mismo con el resto de las páginas, escanearlas, enviarlas, y dejar que la editorial se encargue de colocar los textos, colorear la historieta, imprimirla como parte de la revista Anders And & Co. y hacerla llegar a los ávidos lectores europeos.

Esta historieta se publicó por primera vez en Dinamarca el 4 de junio del año pasado, y desde entonces ha visto la luz en Francia, Holanda, Noruega y Suecia.

jueves, 17 de junio de 2010

Mi primer trabajo, allá por junio de 1973.

Hay un entrañable  blog llamado: Aventuras de Hijitus y Desventuras de Larguirucho , creado por el amigo Luis Ardouin (Lardouin), un entusiasta seguidor de la obra de García Ferré. No lo conozco personalmente, pero nos comunicamos a través de nuestros blogs y hace unos días me ha sorprendido muy gratamente con una dedicatoria que me llena de emoción.
 
 La historieta que subió a su blog y me dedica, ¡es nada menos que la primera en que trabajé, allá por junio de 1973, cuando ingresé al equipo de dibujantes que hacía esas dos revistas: Aventuras... y Desventuras...! Un comienzo modesto, eso sí: me tocó pasar a tinta los fondos de esta historieta. Pero para mí, ¡era la puerta de entrada a un mundo maravilloso!
La empresa estaba en la calle Viamonte al 700. Me ubicaron en un gran salón donde, entre otros, me encontré en aquel momento con el ilustrador Leandro Sesarego, Aníbal Rodríguez Uzal, Gladys Esquivel, el "jefe", Rafael Bossio, Roberto Bat y el que fue a partir de ahí un gran amigo para toda la vida: Raúl Barbero.
Allí tracé mis primeras líneas como profesional, con trazo tembloroso e inseguro, quizá, pero feliz por comenzar mi carrera como dibujante de historietas, el sueño que me había llevado, sólo dos años antes, de Villa Ramallo, mi pueblo, a la gran ciudad. Empezaba a transitar un largo camino.  Hoy, le doy las gracias al amigo Luis, por permitirme el reencuentro con esas queridas páginas de las que el tiempo me había despojado! ¡Casi, casi, ¡se me pianta un lagrimón!

martes, 8 de junio de 2010

Este año, el estudio Géminis perdió a un amigo muy querido: Jorge Gemelli

 Jorge Gemelli era uno de los amigos imprescindibles del estudio Géminis, allá por los '70s y '80s. Aparecía y desaparecía por temporadas. Cuando llegaba, traía siempre noticias del ambiente, buenos dibujos en  tamaño chico, buen ánimo, algún comestible.... Sabía muchísimo de dibujo y de historieta. Lo queríamos mucho. Se nos fue.

El viernes 23 de abril de 2010 falleció en San Antonio de Padua, a los 70 años.

Algunos de sus amigos estuvimos allí para despedirlo: Ramón Gil, Gaspar González, Alberto Macagno, Frank Szilagyi... 
Después de mucho tiempo, nos reencontramos a comienzos del 2008: Szilagyi, Massaroli, Rubén Villarreal, Gaspar y Gemelli 



Algunos de los innumerables apuntes, croquis, bocetos y dibujos con que Gemelli se nos aparecía en La Oficina.
 A veces se entretenía en dibujarnos, cuando nos veía concentrados trabajando o jugando al ajedrez  
(a la izquierda, me tocó a mí).

Jorge había estudiado en la escuela Panamericana de Arte en aquellos legendarios años '60s , en que tuvo por compañeros a futuros dibujantes de la talla de Jesús Balbi, Gerardo Canelo, Leopoldo Durañona, Rubén Sosa. A comienzos de los '70s dirigió la revista de historietas Vietnam. Su espíritu inquieto lo llevó a hacer muchas otras cosas, por lo que no siempre se mantuvo dentro del dibujo, pero siempre volvía. Colaboró en muchas historietas con Silvestre Frank Szilagyi y otros dibujantes. ¡Hasta me dibujó a lápiz mi primera historieta para Italia!

¡Cómo olvidar aquellos días en que tras asegurarme "Mañana vengo", desaparecía y yo  tenía que ir a buscar la historieta a medio hacer a Plaza Irlanda, y terminábamos tomando sol y devorando enormes tajadas de queso y dulce del almacén de su hermano, que a veces atendía! Frecuentemente se demoraba en comentar y corregir mis dibujos, aconsejar, enseñarme. ¿Y cuando trabajaba con el inefable doctor Bevilacqua, en la Librería del Parque? ¡Memorables charlas y anécdotas con ambos! En fin, tantos recuerdos...!

Es muy reciente la pérdida y uno no se siente con ánimo de escribir mucho.  Por ahora, diremos que fue un gran amigo, un compañero generoso con sus muchos conocimientos, un tipo que daba gusto tener cerca.
Jorge, te extrañamos.
 
La última vez que nos vimos: 25 de Mayo de 2009: Con Gaspar, Frank, Jorge y Ramón Gil