martes, 28 de diciembre de 2010

40 años de Géminis

Fines de 1970. Alberto Breccia ha decidido abandonar el IDA, donde viene dando un curso de historieta del que salieron capos como Lito Fernández, Mandrafina, Macagno, y muchos talentos más. Sugiere a sus alumnos que no se desperdiguen, que si consiguen un lugar apropiado, él seguirá con las clases.

1970. Despedida de Breccia: entre los alumnos se ve a su hijo Enrique, Rubén Villarreal, Julio Dolz, Szilagyi, García Lamas y Gaspar

Pasado el entusiasmo inicial de la mayoría, un pequeño grupo siguió delante con la idea: Gaspar González, Silvestre (Frank) Szilagyi, Pancho Camet y Andrés García Lamas. Consiguieron alquilar una oficina en una galería del barrio de Once. Había nacido el Estudio Géminis. Era diciembre de 1970. Hace 40 años.

  video
 Diciembre de 2010: Los autores, Frank y Gaspar, comentando los originales de su primer historieta,  publicada en Patoruzito, 40 años atrás

Así comenzó una experiencia única en el mundo de la historieta argentina: un grupo abierto de dibujantes trabajando juntos, cada unos con lo suyo, pero compartiendo muchas veces sus trabajos, encarando proyectos mancomunadamente, dando y recibiendo consejos, transmitiendo noticias, experiencias, datos. Se había creado mucho más que un estudio: una forma de vida; bohemia, aventurera, apasionada, basada mucho más en el amor por la profesión que por el dinero o la fama.

Szilagyi, Torre Repiso, Gaspar, y el infaltable mate
 
"Refugio de creadores" lo llamó Gaspar. Así funcionaba La Oficina, como la nombrábamos familiarmente: un dibujante necesitaba un espacio para trabajar y Géminis le abría las puertas. Un dibujante andaba por el centro con ganas de ver a los colegas y tomarse unos mates y Géminis lo recibía. ¡Si hasta había quien venía con la única consigna de jugar una partida de ajedrez!

Villarreal, Torre Repiso y Gaspar.

Unos socios  se iban y otros los reemplazaban; así fueron llegando Carlos Barragán, Rubén Villarreal, Hernán Torre Repiso (Yacaré), Horacio Merel,  Carlos Leopardi, Gerardo Canelo, Ramón Gil,   Alberto Caliva, Angelito Fernández, Edilio Bustos, Huadi... sin contar la legión de amigos que nos visitaban y a veces se instalaban y se ponían a trabajar:  Sergio Mulko, Jorge Gemelli, Stella Maris Fusé, Noemí Noel, Horacio Meier, Miguel Prystupa, Victor Braxator (Mannken), Morgan, Douglas Wright, Peni, Rubén Meriggi, Walter Alarcón, Diego Navarro, Ana Favazza, Carlos Della Bianca, Juaro, Pedro Santillán...

 
Tira de Las 24 horas de Le Mans, dibujada por Frank para la revista Fantasía, de Columba, donde aparecen Fusé, Gaspar, Mannken, Marchionne, Gil, Mulko, Leopardi, Gemelli, Pancho, Huadi, Massaroli, chicas amigas y el mismo Szilagyi

Algunas celebridades tuvieron sus primeras lecciones dentro de las verdes paredes de la Oficina: Miguel Rep y Jorge Zaffino entrre ellos, fueron guiados generosamente por Szilagyi, Torre Repiso, Gaspar y otros socios que no dudaban en compartir conocimientos y datos con los jóvenes aspirantes al éxito.
1977. Tarjeta de fin de año realizada por Gaspar

Y un día llegué yo. Conocí a Frank y a Gaspar cuando empecé a trabajar con Lito Fernández, a comienzos de 1975, y al poco tiempo ya me habían invitado a visitarlos. Un día me decidí y cuando la puerta de aquella oficina del noveno piso de la Galería Azul  se abrió, me encontré sentado en el piso a Frank, dibujando con el tablero sobre las rodillas, porque ya no cabía más gente; ahí estaban los "titulares" y un par de visitantes: Meier y Prystupa. Me sentí muy bien; ignoraba que pronto yo sería uno más entre ellos.

1984. Pancho y Gil en una interminable partida de ajedrez, Fernández, Mulko, Massaroli, Caliva y Merel.

Sin embargo, pasaron años antes de que eso ocurriera. Fue en 1981, cuando regresé a Buenos Aires sin dinero, trabajo ni alojamiento. Y Géminis fue donde me dieron la mano que necesitaba, donde pude trabajar sin que nadie me reclamara un alquiler hasta que mis cosas se encarrilaron nuevamente; donde tuve una base para moverme en busca de trabajo. En aquellos tiempos, los socios eran sólo Gaspar y Merel, más  Ramón Gil como invitado permanente. Supe que había encontrado "un lugar en el mundo".


 Allí dibujé en 1982 una historieta que ha permanecido inédita hasta ahora, donde se ve a sus alegres moradores en plena actividad, caricaturizados, claro, recibiendo la inesperada visita de uno de mis personajes más queridos, el guapo que yo dibujaba allí mismo por ese entonces. Ver la historieta completa y más detalles en La Esquina de Orquídeo Maidana.

1985. Gil, Massaroli, Caliva y Gaspar

Me quedé como socio unos cinco años. Inolvidables. Gil se asoció junto conmigo, y luego se agregaron Alberto Caliva, Angelito Fernández (homónimo de Lito), Bustos... Nos visitaban Mulko con sus páginas de Nippur de Lagash, Camet, Gemelli, Meier, siempre organizando algún partido de fútbol, Barragán con sus asados, y tantos amigos... fueron días de historieta, mate, ajedrez, comer vermichellis en Pippo, en el Hogar de la Empleada, las aletas de tiburón en Credicoop... había poca plata y mucha vida, mucho dibujo, mucha bohemia.

1985.  Peni, Gil, Meriggi, el gran Pablo Pereyra, Meier, Merel y Miguel Rep

De La Oficina salían historietas para todas las editoriales del país y del exterior: Columba, Record, Mopasa, Italia, Inglatera, Estados Unidos; se ilustraban libros, se trabajaba para diarios y revistas. Allí Szilagyi dibujó el primer guión de Ricardo Ferrari: Los 7 días del coyote, para Skorpio;  allí Merel dibujaba el Cabo Savino y Álamo Jim, Leopardi dejaba tuerto a Nippur en páginas de antología, Caliva navegaba por la Malasia con Sandokan y yo fatigaba los Encuentros Cercanos de Ferrari, todo para Columba; allí abastecíamos a la revista Caras y Caretas con historietas, chistes e ilustraciones; allí Gil creaba su Kama Fu, de "alto voltaje erótico" y Huadi daba vida a sus Carpinchitos; allí nacieron Orquídeo Maidana y Juan Moreira, allí dibujamos Rambo con Gil y Gaspar, allí produjimos cientos de layouts para Hanna-Barbera como colaboradores de Jaime Díaz Producciones, y  más, mucho más...

1986. Con Jesús Balbi, Mulko y Caliva en el estudio Jaime Díaz

1986. Con el gran Héctor Torino y Carlitos Leopardi, en "lo de Jaime".


 Mediados de los 80s, con Angelito Fernández y Bustos
 Fines de los 80s. En Géminis, con Gil, Diego Navarro, Ana Favazza, Fernández y Merel

Fines de los '80s: Massaroli, Merel, Canelo, Dolz, Meier, Eugenio Zoppi, Pereyra y Barragán en Ferro  
 1990. Con Pancho Camet y Gaspar, trabajando en una película para Jaime Díaz

En los 90's, como tantas cosas en nuestro país, la estrella del estudio se fue apagando: cerraban las editoriales, cada uno empezaba a salvarse por su cuenta, crecíamos, nos casábamos, teníamos hijos, nos mudábamos, nos íbamos alejando poco a poco y finalmente, en 1994, Gaspar comprendió que había llegado el momento de cerrar La Oficina; ya no cumplía la función para la que había sido creada. Fueron 23 años.

1999. Con Frank y  Villarreal durante su primera visita desde que se marchó a Italia

2005. Con Mulko y Frank en ´Morón, durante el festival Frontera

 2005. Con Gil y Mulko en Las Grutas,  junto a  Beto Noy, el creador de Los Grutynos
2008. Caliva, Szilagyi, Gil, Mulko, Gemelli y Gaspar
2009. Brindando con Gaspar, Gemelli, Villarreal y Frank

Con el siglo XXI, lamentablemente,  empezaron las despedidas para siempre: Leopardi, Pancho, Merel, Gemelli, ya no están entere nosotros. Físicamentene. Pero nos acompañan con sus anécdotas, sus recuerdos, sus dibujos. No se van de nuestros corazones.

2009. En mi estudio, con Merel y Gaspar

Aquí parecería que termina esta historia. pero no. Misteriosamente, el espíritu de Géminis permanece. incesante: nos seguimos viendo, seguimos contándonos la infinitas anécdotas de aquellos tiempos, embellecidas por la nostalgia. El tiempo nos fue aclarando lo que realmente había significado Géminis en nuestras vidas: una hermandad.

 2010. Bustos, Gaspar, Massaroli y Gil en la casa de San Juan
 2010. Con Torre Repiso y Caliva, festejando el Día del Dibujante

Así es como llegamos al 40 aniversario de la creación de algo que fue mucho más que un lugar. Una filosofía de vida, una mística; o también, para no ser tan solemnes: un "falansterio", como ironizaba Merel.

4 de Géminis: Caliva, M assaroli, Szilagyi y Gaspar, con los amigos dibujantes Natalio Zirulnik, Alejandro Tempesta y Raúl Barbero, despidiendo el 2010

La buena noticia es que los trabajos que no cesamos de compartir durante estos largos años con Gil, con Szilagyi, con Gaspar,  nos han dado la pauta de que la historia continúa; Géminis no murió, simplemente cambio de forma: se volvió virtual, como corresponde a la era de internet. Y entonces... ¿Quién sabe si un día de estos nos organizamos, creamos un website y fundamos el "Ciber-Géminis" o algo así, dando paso a una nueva etapa en la saga del viejo estudio? En fin, el 2011 tiene la palabra...

 Video sobre Géminis realizado en 2008. 

lunes, 13 de diciembre de 2010

Vuelven los Maestros


En estos días recibí por correo un ejemplar del libro recientemente publicado por La Duendes: Especial, Maestros de la Historieta Argentina. 

Abrir el sobre y hojearlo ávidamente fue lo primero. Sí, ahí estaban; ellos: Los grandes de nuestra historieta volvían del pasado cual si un túnel del tiempo se hubiera abierto ante mis ojos asombrados.

Carlos Casalla, Cacho Mandrafina, Enrique Breccia, Osvaldo Laino, Horacio Lalia, Quique Alcatena, Meiji, Limura, Sanyú... y sobre todo él:  mi Maestro "particular", el que me tuvo como ayudante en aquella vieja casa de la calle Zapiola, el que supo enseñarme los secretos de la profesión mientras deslizaba su pincel sobre mis modestos dibujos a lápiz, transformánolos mágicamente... Lito Fernández, claro.

Si el libro se hubiera acabado ahí, habría cumplido con la promesa de la tapa... pero no: había mucho más: una segunda parte con algunos de los maestros del mañana, seguramente;  mucha gente talentosa con ganas de dibujar, crear, contar: la gente de La Duendes, de la que me enorgullezco de formar parte, desde que Alejandro Aguado, su incansable conductor, me permitió sumarme a sus huestes.

Diego Aballay, Fer Gris, Keki, Chelo Candia, Taro, Serafín... el mismo Aguado con una aguda visión de la dura historia patagónica, en fin... ¡162 páginas de pura historieta argentina de ayer y de hoy! Una hazaña, publicar algo así en nuestro país en estos tiempos.

Y como algún defecto tenía que tener este feliz ejemplo de sumatoria de lo mejor de lo viejo con lo mejor de lo nuevo, integran el volumen una historieta mía de 3 páginas (Y Aquí Estoy, publicada antes en FierroZona 84), y de yapa... ¡una página de Orquídeo Maidana a todo color con el tango Malevaje, nada menos que en la contratapa!






















¿Qué más puedo decir?: ¡Gracias La Duendes, gracias Alejandro, mucha suerte con este nuevo hijo de una editora que se viene desde la Patagonia con todo el empuje del viento del Sur! ¡Sigan así!

martes, 7 de diciembre de 2010

Juan Moreira llega aTigre


"Nuestra historia es la eterna historia de la eterna resistencia de los argentinos a las eternas invasiones."
Jorge C. Morhain 
 ¿Qué habrá pensado el fantasma de Santiago de Liniers, que todavía recorre los rincones de su vieja casona (hoy convertida en el Museo de la Reconquista, ¡un lugar que vale la pena visitar!),  al verla invadida por otro fantasma, el del gaucho Juan Moreira, devuelto a la vida una vez más , esta vez por la magia de la historieta, al reencarnarse en el libro de La Duendes que me tocó presentar allí el sábado 27 de noviembre, a eso de las 14 horas, en un día sin sol pero con la calidez de la gente de Tigre a pleno.
Llegamos temprano, con mi amigo el dibujante Ramón Gil y preparamos con tiempo la mise-en-scène de la presentación. Se nos había adelantado Jorge Claudio Morhain, otro viejo amigo, guionista de larga y fecunda trayectoria, y que había respondido gustoso a mi convocatoria para acompañarme en la charla. Ya teníamos la experiencia de dos charlas anteriores compartidas, de modo que estaba asegurado el buen éxito de ésta.


Todo se desarrolló como estaba previsto, ante la presencia destacada el Subsecretario de Cultura de Tigre, Daniel Fariña, y  y amigos como los colegas Rubén Meriggi, Alberto Caliva e Irene Blei, además del guionista Oenlao y el diestro autor de uno de los prólogos del libro, Ariel Avilez.

El Subsecretario de Cultura de Tigre, oyendo atentamente
El dueño de casa, Eduardo Devrient, Director Coordinador del Patrimonio Cultural de Tigre, nos presentó y quedó dueño del micrófono Morhain, quien ilustró a los presentes sobre el origen de la historieta, el devenir de la variante gauchesca, una creación exclusivamente argentina, hasta llegar a la aparición de ¡¡Juan Moreira!!, donde me cedió la palabra.
Luego de contar cómo fue dibujada esta adaptación a la historieta, quise aportar un a visión comparativa entre el mito de Moreira y el de El Eternauta. La idea era demostrar que ambos personajes han llegado mucho más allá de los confines de la historieta o de la novela, conviertiéndose en auténticos personajes mitológicos, al representar caracteristicas propias del ser agentino, de nuestra sufrida historia hecha de persecuciones, penas y olvidos, y la rebeldía que nos permitió siempre salir adelante haciendo frente a invasiones, nevadas, cascarudos, partidas, gurbos, tenientes alcaldes, jueces de paz, manos, ellos, gobiernos exterminadores,etc., pero ya desarrollaré todo esto en alguna nota próxima.
Finalmente, Morhain supo resumirlo todo con envidiable claridad: "Nuestra historia es la eterna historia de la eterna resistencia de los argentinos a las eternas invasiones."
Luego de la charla, lo más lindo: el encuentro con la gente que se acerca a hojear el libro, charlar sobre Moreira, sobre la historieta, sobre tantas cosas. Para un dibujante, habituado a la soledad monacal de su tablero, es la ocasión de conocer quiénes están del otro lado, saber qué piensan, qué les gusta, y sentir que vale la pena este trabajo.
Morhain, luciendo orgullosamente la remera del ADL de Rosario,  aportó lo suyo presentando su tierno libro de cuentos infantiles Amores con Guardapolvos, una nueva faceta entre las incontables de este prolífico y talentoso autor.

Contamos con la inapreciable ayuda de Inquieta Mery, ilustradora y buena amiga, quien no vaciló en hacerse cargo de la parte más difícil para un dibujante: vender y cobrar. Uno se siente culpable cada vez que no regala un libro; pero, por suerte para la integridad de nuestras finanzas, la buena voluntad de nuestra amiga, se ocupó de mantener un fluido trato con los interesados, que no excluyó el cobro de un módico "precio presentación". Cada comprador se llevaba además, como es mi costumbre, un dibujo original autografiado, por si no había escarmentado todavía con el libro.





Caliva, Gil, Massaroli, Devrient y Morhain

Morhain, Massaroli, Oenlao, Avilez, Gil y Caliva
 Canal 5 de Tigre también estuvo presente.
Avilez, González, Meriggi y señora.
También estaban al alcance de los concurrentes, los excelentes dibujos de caballos de Ramón Gil, quien ha decidido incursionar en este ancestral arte criollo y lo está haciendo con mucho éxito; al menos, Caliva, un experto en el tema, lo supo aprobar consagratoriamente, sin retaceos. No faltó tampoco la revista de Oenlao, Demasiados Encapotados. En fin, la Fiesta Provincial de la Lectura tuvo en Tigre un fuerte componente historietístico, sin ninguna duda.
El arte gauchesco revive a través de los veteranos del Estudio Géminis
Uno de los atractivos del Museo son los vistosos unifomes de la época de las invasiones inglesas. 

¿"Dejad que los niños vengan a mí", diría Moreira?
El broche de oro, cuando ya el sol se había ocultado, fue la voz de Natalia Simoncini deleitándonos a todos con su repertorio bien criollo, aunque sin descartar algún romántico bolero. ¡Un gran recital!
Sólo queda mandar un gran abrazo a toda la gente que colaboró para que esto fuera un día tan especial y decir: ¡Gracias por todo, Tigre!
¡Hasta pronto!