lunes, 27 de febrero de 2012

Ahora... ¡¡FACUNDO!!

 Los federales no han muerto,
los ponchos rojos vendrán...

Roberto Rimoldi Fraga

A partir del martes 21 de febrero, Historieta Patagónica, el blog de La Duendes, publicará semanalmente, martes a martes, la historieta con la vida del célebre caudillo riojano que supo enfrentar como nadie la prepotencia del partido unitario. Ninguno tan feroz y decidido a la hora de proteger la independencia de su tierra. Quienes sólo lo conocen a través del libro del "padre del aula", Domingo Sarmiento, se encontrarán aquí con grandes sorpresas.

 
 Dibujo de la época

Continuando con el camino trazado anteriormente con ¡¡Juan Moreira!! Y Fusilen a ¡¡Dorrego!!, publicadas anteriormente en el blog patagónico, le toda el turno ahora a esta historieta escrita y dibujada por mi en el año 1984 para ser publicada a razón de una página por día por el diario La Voz.
 
 Páginas de la historieta expuestas en la exposición del Bicentenario, en el Monumento a la Bandera de Rosario

¡¡Facundo!! fue un paso adelante en mi evolución como historietista histórico, porque tomando nota de la cantidad a veces excesiva de información que había poblado las páginas de Dorrego, lo que la convertía más en una biografía muy ilustrada que una novela gráfica, ya desde el vamos traté de contar la vida de El Tigre de los Llanos en clave de historieta. Es decir, dándole más espacio a la acción, al diálogo y a la secuencia, sin olvidar el fondo histórico, claro.


El resultado fue una historieta más ágil y entretenida, creo. Pero con una cantidad de páginas muy superior a las obras anteriores: mientras Moreira y Dorrego habían superado apenas las 100 páginas cada una, esta vez el relato se prolongó por más de seis meses, alcanzando la considerable cantidad de...¡205 páginas!
 
 Barranca Yacon donde Facundo halla la muerte, a los 46 años

Como en los casos anteriores, ésta será la ocasión de que mi trabajo llegue a un público mucho más amplio que el que tuvo en su primer publicación, ya que el diario La Voz no tenía una gran circulación y no llegaba a la gente que leía historietas en las revistas, lo que hizo que este esfuerzo pasara prácticamente ignorado para quienes no leían el diario.

 
 Escena de la película Facundo Quiroga, de 1952

Será una ocasión de comprobar hasta qué punto las luchas de Quiroga siguen vigentes: por ejemplo, estas páginas que lo muestran  enfrentando a Bernardino Rivadavia por la entrega o no al capital extranjero, nada menos que de... ¡el cerro de Famatina!

 

Esta posibilidad de llevar la vida del caudillo a un público infinitamente más grande, se la agradezco profundamente a La Duendes y a Alejandro Aguado, su conductor, que una vez más me han ofrecido generosamente su espacio para esta nueva cabalgata del inmortal Facundo Quiroga.

jueves, 9 de febrero de 2012

El Facón de Almanegra: vuelve la aventura gauchesca

El Facón de Almanegra  es una historieta dividida en capítulos ilustrados por distintos dibujantes, y que viene publicándose en Historieta Patagónica, el blog de La Duendes
 

Escrita por el ascendente y meritorio guionista  Oenlao, la historia aborda una temática casi olvidada en la historieta argentina: la gauchesca. Temática que supe cultivar en los tiempos de Juan Moreira y que siempre quise retomar. ¡Cuál no sería mi alegría entonces, al recibir la invitación de este generoso amigo a participar de la aventura, dibujando uno de los capítulos!
 

Después de haber visto el primer episodio bellamente ilustrado por Fer Gris, no tuve dudas de que estaba ante una magnífica creación colectiva. Me tocó el capítulo 4, donde casualmente aparece un viejo conocido mío, Facundo Quiroga, así que puse manos a la obra con mucho entusiasmo.

 

El capítulo 2 estuvo a cargo de un joven artista, Ader, y el 3, a cargo del experimentado autor patagónico Chelo Candia.  Ambos han realizado excelentes trabajos, aportando una interesante variedad de enfoques y estilos a la narración.

 
 
 
En estos días, Historieta Patagónica comienza a publicar semanalmente el capítulo que dibujé según mi mejor saber y entender. Esperando el veredicto de los lectores, agradezco desde ya a Oenlao y La Duendes por la posibilidad que me dieron de volver a las andadas con el Facundo al que tanto dibujé cuando ilustré toda su vida en el diario La Voz, allá por los 80s.