lunes, 23 de enero de 2017

100 Años de Historieta Argentina en el Museo del Humor



Muestra imperdible en un escenario histórico y sugestivo: la antigua cervecería Munich, devenida en el extraordinario Museo del Humor y la Historieta de Buenos Aires. Un recorrido histórico por la historieta argentina “seria” o “de autor”, que repasa:
  • a los grandes dibujantes, con obras originales de: Alberto Breccia, José Luis Salinas, Pablo Pereyra, José Muñoz, Oswald, Leopoldo Durañona, Tulio Lovato, Carlos Roume, Lucho Olivera, Pascual Guida, Ernesto García, Gisela Dexter, Julio Schiaffino, Chingolo Casalla, Carlos Vogt, Cristobal Arteche, Luis Scafati, Carlos Nine, Francisco Solano López y otros;
  • a los grandes guionistas: Héctor G. Oesterheld, Robin Wood, Carlos Trillo y otros;
  • y a los grandes personajes: Ernie Pike, Robin Hood, Nippur de Lagash, El Llanero Solitario, Alack Sinner, Rinkel el Ballenero, El Eternauta, Rip Kirby, Mandrake el Mago, Loggan, Tee Howard, Cisco Kid, Roy Rogers, Bull Rockett, Nekrodamus, el Cabo Salinas, Ticonderoga y otros;
  • sin olvidarnos de las grandes revistas que les dieron cabida: El Tony, Patoruzito, Hora Cero, D´artagnan, Rayo Rojo, Puño Fuerte, Fantasía, Skorpio, Tit-Bits, Intervalo y otras.
  • Hay un sector que incluye obras de ilustración, realizadas por dibujantes que también abordaron el lenguaje de la historieta, como los trabajos realizados para la Colección Robin Hood.
  • Finalmente se presentan algunas obras que se podrían considerar la “prehistoria” de la historieta en nuestro país (fines del siglo XIX y comienzos del siglo XX) y un original de la que se considera la primera historieta argentina: Sarrasqueta de Manuel Redondo, publicada en Caras y Caretas.
  •  
 Con Hugo Maradei, infatigable conductor del Museo del Humor

Tal cual el texto de más arriba como nos llegó desde el Museo, agregamos simplemente la presencia en la muestra de una página de la historieta Haakon , con guión de Héctor Oesterheld, publicada originalmente en la revista El Tony y dibujada por José Massaroli. ¡Una grata sorpresa que agradecemos y valoramos!