lunes, 13 de marzo de 2017

Sudestada en la Recoleta


El  viernes 24 de febrero, convocados por ,os organizadores del Festival Sudestada,  nos concentramos en el Centro Cultural Recoleta (de 14 a 22) ilustradores, dibujantes, diseñadores, editores y admiradores de los libros ilustrados para adultos, jóvenes y chicos. Fue una jornada de charlas de Isol, Christian Montenegro, Diego Parés, Sergio Langer y una entrevista pública del periodista Martín Pérez al editor Sebastián García Schnetzer, creador en Buenos Aires y Barcelona de la emblemática editorial de este rubro: Libros del Zorro Rojo.

 Bajo un calor sofocante y un sol impiadoso, el entusiasmo no decayó y ahí estuvimos toda la tarde, en un ángulo del Patio del Aljibe, al fondo del Centro Cultural Recoleta, a la derecha, siempre "campanando un cacho é sombra en la vereda"..



También hubo una muestra, Sudestada 100, curada por Ángela Corti, que reunió a cien artistas; y una feria de editoriales como Loco Rabia Editora, Hotel de las Ideas, La Editorial Común, La Duendes, Chocho Serigrafía, Pictus, Pequeño Editor, Editorial Municipal de Rosario, Jellyfish, Periplo, Galería Editorial, Ojoreja, Moebius, Musaraña Editora, Maten al Mensajero, Limonero, Calibroscopio, AH Pípala, La Pinta y Libros del Zorro Rojo. Para terminar, se realizó una fiesta de cierre con pincha de vinilos.

 Todos mis libros de La Duendes, más los de Fabro. Zorro Rojo, Historieteca y las revistas de Rebrote aprovecharon cada centímetro cuadrado de una mesa que resistió a pie firme los embates de la canícula

  A pleno sol

El desfile del numeroso público fue incesante 

Con la simpática compradora de un ejemplar de El Manuscrito

Por allí nos encontramos con Marcos Amayo Acosta a quien debemos algunas de las fotos, Leonardo Kuntscher, Pablo Sapia, Paio Zuloaga,  la gente de Dibujados, los muchachos de la revista Quiebre, Hugo Maradei, Alberto Scholiadis, Jok, Silvia Peralta, del Quioskito de Libros, Diego Parés, Emiliano Raspante,  y muchos amigos más, esquivando el rigor de la feroz resolana, buscando la sombra bienechora de una palmera huidiza y finalmente, disfrutando de la llegada de "la fresca", a medida que la noche fue trayendo el ansiado alivio.
Finalmente, a la noche refrescó un poco y se acrecentó la cantidad de público entre música, charlas, encuuentros, el generoso reparto de Cynar bien frappé y agua, mucha agua

Agradecemos a la gente de Sudestada que hizo maravillas para lograr un festival del libro donde no sólo el público sino autores y editores pudimos pasar una tarde distinta, de contacto directo entre la obra y el lector..¡Felicitaciones!
¡Y que se repita!